El Mitsubishi Motors Desafío Inca 2018 es muy importante para el Dakar

06/09/2018

Los eventos Dakar Series, son carreras de rally raid que cuentan con la organización de A.S.O. (Amaury Sport Organisation) desde hace 10 años, con el objetivo de promocionar la marca Dakar y formar nuevos competidores. Sus pilares son el espectáculo, la seguridad, el cuidado del medio ambiente y el respeto del patrimonio arqueológico.

Jean-Marc AUBLANC-PIOLOT, Responsable del Mitsubishi Motors Desafío Inca 2018, comentó: “Son eventos que realizamos a lo largo de cada temporada desde hace unos diez años. Este año tenemos tres, uno que organizamos en Marruecos (Afriquia Merzouga Rally), otro en la
Argentina (YPF Desafío Ruta 40) en agosto, y el de Perú en septiembre.”

La organización trabajo de la mano con las distintas instituciones de gobierno, en el cuidado del medio ambiente y al respeto del patrimonio arqueológico. Cada parte del recorrido, fue siempre consensuado con las autoridades locales que conocen los detalles. “La Organización siempre
trabaja estrechamente con las instituciones peruanas en el respeto absoluto de las zonas sensibles. Tenemos el recorrido aprobado y las medidas de mitigación que se van a tomar durante el evento”.

El Mitsubishi Motors Desafío Inca 2018 será la tercera edición Dakar Series que tendrá Perú. En cuanto a las experiencias del 2013 y 2014, Jean-Marc AUBLANC-PIOLOT manifestó que: “En estas se pudo mostrar el potencial de los pilotos peruanos para el Dakar. Realmente esperamos
que el Mitsubishi Motors Desafío Inca 2018 sea un éxito al igual que los años anteriores. Tenemos nuevos pilotos inscriptos, además de muchos de los ya conocidos” como lo demuestra la participación de la peruana Gianna VELARDE, una luchadora arriba y debajo de la moto.

En el 2019, Gianna se convertirá en la primera mujer peruana en competir en el Dakar en Moto. Pero previamente, sabe que su participación en el Mitsubishi Motors Desafío Inca es fundamental para su preparación. La joven piloto comentó que su historia con las motos “no empezó como un cuento de hadas”.

Conoció las motos al mismo tiempo que ella y su familia pasaba “momentos difíciles”, cuando le detectaron cáncer de ganglios etapa 3. “La moto me devolvió ese amor por mí misma que se había perdido por culpa de las 16 quimioterapias y 32 radioterapias. Cada vez que trepaba un cerro, sentía un poder que desconocía, el poder de creer que yo soy capaz de conquistar cualquier obstáculo que se me ponga enfrente” agregó respecto al poder sanador de subirse a las dos ruedas.